Portada En El Vientre de la Ballena

110027. González, Federico: En el Vientre de la Ballena: textos alquímicos.
Ed. Obelisco. Barcelona, 1990. 13,5 x 21. 92 págs. 4,75 €. ISBN: 978-84-7720-146-5.
Estos textos han dado lugar a una obra de teatro basada en ellos y editada hoy en DVD

Del collar se desprenden cosmos indefinidos que nada simbolizan en un mundo sin significados. Los números sólo para medir, las palabras para consumir, una potencialidad para que quede en nada. La llave perdida en la gruta de la montaña. Siempre un punto marca la puerta, señala y revela la salida. Voy a colocarme a la luz y al calor de la pasión contenida, de la atención concentrada, de la reiteración ritual sucesiva. Si todos los fuegos son el fuego, el fuego Arquetípico no quema, pues es una Idea –algo invisible–, que la multitud de fuegos simboliza. Por esta incomprensión se han provocado enormidad de malentendidos, riesgosos acontecimientos, temperaturas fatales, una urticante ansiedad como potro que ha de ser domado; una abierta rebelión contra el ser, una conspiración, un complot, una estafa en gran escala, un aprendizaje equivocado por el que nos han inducido la desesperanza. Y sobre todo el hecho de no poder aceptar que dependemos de los astros como emisarios del destino.
La idea, aunque parezca ingenua, es la de abandonarlo todo y dedicarnos a la búsqueda de la verdad. Por una parte, nos quedamos sin nada y no lo aceptamos. Por la otra, es lo único que nos ha interesado jamás y lo que dejamos en el camino no es sino un vestido imaginado. Al comienzo aquello de tener que morir es como siempre sólo una imagen. No sabíamos que las posesiones más esclavizadoras son las mentales, las que conforman nuestra personalidad. Hasta el último momento se cree que existe el dios individualizado. Cuando esa imagen da lugar a otra realidad se descubre que ese dios es ateo, que el demonio es el 'propietario' de esa deidad. Hay tres mundos en este mundo. Tres planos de lectura de los hechos o de las cosas, amén del literal, que es el único que de ordinario conocemos. Estos son grados de consciencia o formas de vivenciar la realidad. Nadie ignora que el conocimiento de estos planos ocultos se logra con el trabajo hermético y que éste tiene mucho más que ver con la guerrilla, que con la cursilería devota. Son tres los colores graduales, los pasos de la Obra Alquímica, llamada transmutación y también nuevo nacimiento. Este es el viaje iniciático, la aventura interior, la ascensión por grados en la escala evolutiva. El rojo se asocia a la fe y a la pasión necesaria para encarnar el Conocimiento. El verde obviamente ligado a la esperanza y también a la regeneración, significa la primavera que por fin se abre después del invierno. El blanco simboliza la plenitud y la caridad. De la luz blanca se irradian todos los colores. Del color negro sólo diremos que –por lo más alto– se asocia con el No-Ser.

"Por los textos que componen este libro, el lector se introduce en el corazón mismo de la gran obra alquímica: esta verdadera transmutación que el artista opera consigo mismo. De ello nos hablan todos los antiguos maestros, ciencias y artes de la Tradición Hermética, cuyas enseñanzas el lector hallará sintetizadas en estos capítulos. El autor las reformula con un lenguaje actual y corriente, donde está presente la paradoja y hasta lo cómico. En verdad, En el Vientre de la Ballena abarca y encierra nuestra vida de cada día, actual y concreta, con sus pasiones, afanes y problemas. Estas energías son la materia con que el artista trabaja, y es a través de ellas y de su conocimiento como puede regenerarse, reconociendo más allá de ellas, pero también en ellas, el germen de una vida nueva, y recuperando así su verdadero Ser."

 

Sección Federico González

2 de Enero